No contar con una buena impermeabilización de fachadas en Lleida puede suponer un gran perjuicio para nuestro edificio. No solo ahora que languidece el otoño y asoma a la puerta el invierno, sino en cualquier época del año.

Uno de los principales problemas que pueden florecer a través de la fachada del edificio es el de las siempre temidas humedades. Cualquier fisura o grieta, incluso aunque sea imperceptible a primera vista, puede ser el lugar perfecto por el que se filtre el agua. Y, a partir de ahí, manifestarse en forma de humedad en cualquier estancia de nuestro piso, siendo un quebradero de cabeza localizar la posible avería para evitar que la aparición se vuelva recurrente.

Así, si contamos con una mala impermeabilización de fachadas en Lleida, podemos encontrarnos con humedades en nuestra casa o piso. Por ello, si crees que es tu caso, deberás vigilar especialmente los siguientes puntos:

- Grietas o fisuras. Cualquier pequeño desperfecto que veamos en la fachada puede ocasionar que el agua pase a través del mismo, por lo que conviene inspeccionar visualmente o cuando observemos manchas en alguna estancia.

- Deterioro de las juntas de dilatación. En las fachadas de placas, condiciones extremas de frío o calor pueden dar lugar a un ensanchamiento de las juntas que facilite el acceso del agua.

- Porosidad de los materiales. Este sería el caso más difícil de ver, se da en fachadas de poco grosor o en aquellas cuyo revestimiento externo es deficiente o no se ha aplicado, como las de ladrillos cara vista.

En Bon Tabic somos capaces de dar solución a todo tipo de problemas relacionados con fachadas. Especialistas en tabiques pluviales tanto lisos como ondulados, tenemos los productos y los materiales más adecuados para que tu edificio esté aislado y protegido por igual de los ruidos y de las inclemencias meteorológicas.